fbpx
Seleccione una Pagina

Una tarea de maravillas de David Almeida

David Almeida

Licenciado en Artes por la Universidad de Brasilia, la investigación de Almeida se desarrolla a través de múltiples idiomas como dibujo, objeto, fotografía, instalaciones, performance y, sobre todo, pintura. Su producción tiene como eje los problemas del espacio y el cuerpo andante, explorando la visualizad del espacio íntimo, el estudio, la ciudad y el paisaje natural.

Investiga los límites entre presencia y ausencia, el espacio pictórico, elementos de la pintura y su semántica narrativa que engendra conceptos de claustro, fantasmagoría, rudeza social de la arquitectura de los grandes centros urbanos y la deriva como método de estudio de lugares marginales y el paisaje.

Una tarea de maravillas

Dejé mi país de nacimiento por primera vez y en el camino conocí la pandemia. De repente, el proceso de descubrir la tierra oculta y antigua que estaba planeando fue interrumpido y puesto en aislamiento obligatorio.

En este hogar provisional, experimentando los reveses del encierro y los cambios en la estructura del mundo, me encuentro investigando mi contexto, explorando los caminos a seguir en el trabajo y las razones para hacer arte aquí. En medio de esto, me encuentro con el capítulo Maravillas del libro Natural: mente de Vilem Flusser, mientras leo los materiales complementarios de un grupo de estudio que comencé durante la cuarentena.

En él, Flusser describe cómo es estar frente a un paisaje y ver, qué es descubrir la naturaleza y cómo siempre la vemos a través de los ojos de nuestra cultura, descubriéndola y entendiéndola de acuerdo con lo que hemos visto antes. Afirma cuán desesperada es la tarea de eliminar estas capas de cobertura de nuestros ojos porque estas mediaciones que se interponen entre nosotros y la naturaleza son nuestra forma de ponernos en la escena.

Me sorprendió un poco leer esto porque de alguna manera añoraba, en este viaje, el descubrimiento del mundo completamente nuevo que estaba a punto de encontrar, esperaba diseccionarlo crudamente cuando lo encontraba en el entorno físico, llegar al paisaje sin intermediarios y contaminarse por su inminencia. Una tarea desesperada.

Pero Flusser en el mismo texto abre el camino a la solución para mi experiencia inusual de residencia artística en un mundo confinado y para lo que sería la realización de esta exposición. “El mundo es maravilloso porque si lo descubro desaparece, si lo dejo cubierto se vuelve horrible. Y finalmente, porque las dos alternativas no son opciones reales: estoy obligado a ambas.El mundo de hoy es esta tierra donde no puedo explorar completamente y el misterio instiga su construcción en mi mente. Escucho historias de otras épocas y el encanto sucede en el momento en que se encuentran con las cosas que me trasladaron aquí, las cosas que traje en mi mochila. Esta suspensión del tiempo que vivimos nos lleva a la síntesis de las dos alternativas de Flusser a las que estamos condenados. Lo que nos queda es el ejercicio completo de asombro sin ver. La construcción libre del mundo como una forma de cambiarlo y dejarse encantar por él. Y pintar, aquí de nuevo y siempre, como una tarea de maravillas.

***

La exposición consta de pinturas en diversos formatos con imágenes de paisajes catalanes, abstracciones de imágenes recurrentes de la vida cotidiana en el Instituto de Arte de Espronceda y diversas referencias culturales encontradas en el viaje por España antes de la pandemia.

Sobre el artista

Event on facebook

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.